Las Palmas de Gran Canaría prohíbe dejar a las mascotas en balcones o terrazas

Viernes, 21 Febrero 2020



484-ordenanza-palmas-gran-canaria

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria informa que a partir de hoy entra en vigor la nueva Ordenanza Municipal sobre Protección y Tenencia de Animales (OMPTA). Entre las nuevas medidas destaca:

-Se impone el microchip como único medio válido de identificación animal y eliminándose el tatuaje.
-se impone la obligación de identificar censalmente a todos los perros y gatos con microchip.
-Se establece un número máximo de 5 animales entre perros y gatos en el domicilio, condicionado la tenencia de más animales a informe veterinario sobre los requisitos de salubridad y bienestar.
-Se prohíbe la tenencia continuada en terrazas, balcones o patios, debiendo pasar la noche en el interior de las viviendas y se regula su presencia en espacios comunes, además del uso del ascensor.
-En el aspecto de transporte y permanencia de animales en vehículos particulares, se regula el mantenimiento de los animales en el interior de vehículos que no podrá ser superior a 2 horas siempre y cuando disponga de ventilación suficiente y la temperatura exterior no supere los 25 grados centígrados.Se expone que si el animal presenta signos de deshidratación, golpe de calor o insolación, o cualquier evidencia que indique que corre peligro la vida del animal y si el propietario o responsable no es localizado, podrá ser rescatado por la Policía Local.
-Regula los aspectos relacionados con el transporte público permitiendo trasladarse en medios de transporte colectivo a las mascotas de pequeño tamaño -hasta 7 kg- y que vayan en trasportín de medidas equivalentes a un equipaje de mano, además de los ya autorizados perros guía y de seguridad.
-Se regula el uso únicamente de agua para diluir la orina, si usar desinfectantes.
-Se eleva a categoría de 'grave' no identificar a las mascotas mediante microchip, dar de comer a animales que se constituyan en plaga como las palomas o gatos que no pertenezcan a una colonia registrada, entre otros; la venta de animales de forma no autorizada, mantener a los animales atados o encerrados de forma que sufran daño o aislamiento, la crianza y venta o cualquier tipo de transacción económica fuera de los establecimientos autorizados, especialmente en domicilios particulares así como los circos con animales salvajes en cautividad.